931 003 672 - 910 911 944

El posicionamiento web SEO es uno de los aspectos que más buscan todas aquellas personas que quieren tener una cierta relevancia en internet. Si disponemos de un blog o tienda online, será obvio que queramos llegar a un mayor número de lectores y por supuesto, si tenemos un negocio, buscaremos llegar al mayor número de clientes posibles. Con un buen posicionamiento web, conseguiremos tener una mayor relevancia en internet, apareciendo antes en las búsquedas de los usuarios y consiguiendo posicionar mucho mejor nuestro producto. El objetivo de todo emprendedor por lo tanto, será como mejorar su posicionamiento para poder conseguir una mayor cuota de mercado.

Para conseguir un buen posicionamiento SEO, existen muchos factores que se tienen que tener en cuenta como por ejemplo el marketing de contenidos, el diseño de la página, las palabras clave… pero sin embargo, uno de los que más se pasa por alto muchas veces, debido a que resulta algo más confuso o complicado de entender o de implementar, es la intencionalidad de búsqueda por parte de los usuarios.

Conociendo la intención de búsqueda

Entendemos como intención de búsqueda, lo que un usuario pretende encontrar cuando lleva a cabo una búsqueda determinada por internet. De esta forma, está tratando de llegar a un objetivo determinado y para ello introduce una serie de palabras mediante las cuales pretende tener acceso a un determinado tipo de contenido.

Para poder ofrecer un servicio mejor y más completo, Google tratará de devolver al usuario todos los resultados de búsqueda que entienda que pueden ser más útiles con respecto a la búsqueda determinada, teniendo en cuenta las palabras clave que ha introducido o los conceptos asociados y es por ello, que para ser más efectivo en sus respuestas, divide estos resultados en tres intenciones de búsqueda diferentes.

Estas intenciones difieren bastante entre sí y pueden ser:

  • Transaccionales si el usuario quiere comprar algo o descargar algo a través de internet.
  • Informacionales si lo único que desea es obtener información acerca del tema que está buscando.
  • Navegacional, cuando directamente el usuario lo que busca es llegar a una página determinada en concreto.

Con toda la cantidad de páginas web que pueden estar relacionadas con el tema, la tarea no resulta sencilla y es por eso que nuestra responsabilidad para afianzar nuestro contenido en la red, es tratar de aportar a Google la mayor información acerca de nuestro sitio para que pueda ser el resultado de una de las búsquedas anteriormente mencionadas. Para ello, si no tenemos mucha idea del asunto, lo mejor es contar con una agencia SEO, debido a que nos guiarán paso a paso y podremos aprender la importancia de conceptos como keyword, research o linkbuilding y empezarlos a tener en cuenta a la hora de ir creando nuevo contenido para nuestra página web.

La evolución del algoritmo de Google

Con el tiempo Google ha ido evolucionando, basándose en los criterios de búsqueda de sus usuarios y sus cambios y evolución en su forma de buscar contenidos, lo que le ha permitido el poder comprender mucho mejor la intencionalidad de búsqueda por parte de sus usuarios. De esta forma, donde antiguamente se buscaba alojamiento en Barcelona, Google aprendió que no solo el usuario estaba buscando un alojamiento cualquiera en Barcelona, si no que también lo que quería era encontrarlo a buen precio y con unas condiciones determinadas.

Como se puede ver de esto, se obtiene una información que va bastante más allá de lo que realmente se ha indicado en la búsqueda por parte del usuario pero al final, Google termina por devolver una serie de resultados que terminan por ser muy efectivos para este. En esencia, esto sería la intencionalidad de búsqueda y de aquí surge la necesidad de saber adaptar nuestros contenidois a estos conceptos.

De esta forma, tenemos que empezar a pensar en esta intencionalidad y como va a responder Google a las preguntas para que nuestra página pueda tener la relevancia que queremos que tenga. Esto va mucho más allá de las propias keywords, que eran las que únicamente se tenían en consideración antiguamente, por lo que tenemos que tratar de comprender el pensamiento de Google y sus reacciones.

Definir las intenciones de búsqueda

Para poder formar parte de todo esto, tenemos que saber definir las intenciones de búsqueda, tratar de anticiparnos a lo que los usuarios se encuentran buscando realmente y hacer saber a Google que lo que nosotros tenemos, es lo que ellos realmente buscan.

Para ello lo que tenemos que hacer en un primer momento, es olvidarnos de las keywords principales. Esta intención de búsqueda no funciona de la misma forma, por lo que el procedimiento será bastante diferente.

Lo que tenemos que hacer, es centrarnos en lo que realmente el usuario quiere encontrar. De esta forma, si disponemos de una página en la que vendemos zapatillas a través de internet, tenemos que suponer si el usuario lo que se encuentra buscando pueden ser unas zapatillas baratas y de buena calidad o una marca concreta de zapatos de lujo o por lo contrario las novedades más recientes, etc.

Además de esto, tenemos otros aspectos que pueden ser relevantes, como unas determinadas zapatillas que se encuentren a la moda o que por ejemplo se puedan relacionar con un concepto que a día de hoy, tenga una especial relevancia como por ejemplo, “las mejores zapatillas para regalar en navidad”.

Para llevar a cabo todo esto de la forma más útil y completa posible, deberemos de organizar toda nuestra página para que sea mucho más accesible para el usuario. Dividir los productos por categorías para que de un rápido vistazo se puedan encontrar los precios más baratos, las zapatillas más modernas o aquellas que se encuentran con una rebaja especial por cualquier motivo o cualquier otra clasificación que pueda satisfacer diferentes intencionalidades de búsqueda.

La intención de búsqueda supera con creces a las keyword

Una vez que hemos visto como funciona, es sencillo comprender que estas palabras clave mediante las cuales pretendemos mejorar nuestra intención de búsqueda, resultan mucho más importantes que unas palabras clave genéricas.

Comprender la intención de búsqueda de nuestros usuarios, nos servirá para poder ofrecer unos contenidos mucho más ajustados a las necesidades de nuestros clientes y usuarios, conectando mucho mejor con nuestra audiencia, lo que también se traducirá en una importante mejora de las señales de usuario, como CTR, tiempo medio de permanencia, páginas vistas, etc .

Estas intenciones de búsqueda o también llamadas search intends, son más efectivas porque son más concretas. Si un usuario se encuentra buscando en Google cartelera, seguramente lo que esté buscando es la cartelera de cine en su localidad. Para ello, tenemos que saber conectar nuestros contenidos con esta intención, en donde se tendrán en cuenta aspectos como “cine” que no está incluido en la búsqueda o la propia localización del usuario, que será en donde tenga interés de llevar a cabo dicha búsqueda. La página que se adapte mejor a estas exigencias de Google, será aquella que pueda mostrar sus resultados con mayor facilidad.

En definitiva y a modo de consejo, ponerse en el lugar del usuario es un buen ejercicio para poder comprender mejor sus criterios de búsqueda y tratar de ofrecer lo que realmente los usuarios están buscado, tras un profundo análisis de correlaciones entre términos de búsqueda e intencionalidad, junto con la generación de contenidos SEO optimizados al detalle, harán que nuestras páginas escalen posiciones en los resultados de Google de forma espectacular.